¿Por qué es tan importante mejorar el clima escolar?

19 Sep

Desde 2016, el Programa Calidad Educativa “Mejor clima escolar; mejores aprendizajes” de la Fundación Wiese se imparte en 14 colegios estatales con el fin de brindar habilidades socioemocionales a los docentes de las aulas y que ello repercuta en un buen clima escolar para los estudiantes.  

“Hay mucho dolor dentro de nosotros y uno quiere paz”, dice Ana María Boloco, profesora de educación primaria, quien desde 2016 se comprometió con el Programa de Calidad Educativa “Mejor clima escolar; mejores aprendizajes” de la Fundación Wiese, con la intención de mejorar la vida de los docentes y estudiantes de 14 colegios estatales. Ana se entusiasma al hablar de los logros de esta iniciativa que tiene el objetivo de profundizar en las emociones de docentes y alumnos con el fin de favorecer el desarrollo de mejores procesos de enseñanza y aprendizajes en todas las áreas curriculares.

En la experiencia de la educadora del Centro Andares, Guisell Cárdenas Ugaz, los niños que reciben los colegios estatales casi siempre vienen de familias vulnerables, tienen una situación económica desfavorable y poco soporte emocional. Este contexto causa que “a esos niños les cueste leer y escribir. No es un problema de aprendizaje, lo que tienen es carencia afectiva”, explica Cárdenas, quien colabora con el Programa“Mejor clima escolar; mejores aprendizajes” desde este año.

Los especialistas del Programa “Mejor clima escolar; mejores aprendizajes” consideran que los niños no se portan mal porque quieren, sino porque están pidiendo ayuda. “Buscan afecto en la escuela, en sus maestros, en los amigos. Si el colegio no está preparado para atenderlos a un nivel adecuado en el plano emocional, los niños van a buscar ese soporte en líderes negativos, chicos que los inducen a las drogas y las pandillas”, señala Cárdenas.

Para lograr este objetivo, Fundación Wiese trabaja con profesionales en educación que imparten talleres para fortalecer la labor de docentes, directores y padres de familia. El taller que se enfoca en el desarrollo personal de los docentes es dirigido por Guisell Cárdenas y se divide en tres: el vínculo exitoso,modificación en la conducta y atención a la diversidad.

EL VÍNCULO EXITOSO

La charla “El vínculo exitoso” permite que los docentes reconozcan las emociones negativas y positivas que sienten en su trabajo con los niños. En una ocasión, la conversación se extendió hasta cuatro horas porque los docentes hablaban de sus familias. “Dijeron que venían de la Sierra, que extrañaban a sus madres”, cuenta Cárdenas. Aquella vez el taller no pudo terminar porque los docentes lloraron.

Los testimonios ayudan a los especialistas del proyecto a hacer recomendaciones acerca de los temas que deben reforzarse en cada uno de los 14 colegios estatales donde se imparten. “El año pasado tuve que hacerme cargo de un aula donde los niños eran muy inquietos. Aplique todo lo que aprendí en los talleres: cree un vínculo con ellos, los escuché, me di el tiempo de conocerlos y el resultado fue que los niños regularon su comportamiento”, relata Boloco.

LA MODIFICACIÓN DE CONDUCTA

Uno de los temas más esperado por los docentes es el de “Modificación de la conducta”, donde se les enseña a realizar un análisis conductual. Este análisis busca que las docentes puedan analizar las circunstancias en que se produce una mala conducta. Además, los profesores también realizan una introspección para saber si están siendo asertivos u hostiles.

En el 2016, una de las maestras que recibió la charla se dio cuenta que tenía actitudes autoritarias y toscas contra sus propios alumnos. Tras participar del taller, la docente decidió modificar su conducta. “Fue muy importante descubrir cómo eran mis niños para poder comprenderlos. Tenía un alumno con el que me molestaba porque hacía sus necesidades en el aula, pero yo no sabía que este pequeño fue abandonado por su papá”, señala. Actualmente, el niño es el líder de su aula.

ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD

El taller finaliza con la charla “Atención a la diversidad”, donde las especialistas explican cómo aprenden las personas con o sin discapacidad. El objetivo de esta última parte del taller es plantear las competencias que se espera que los estudiantes adquieran durante un año para que puedan ser buenos estudiantes y mejores ciudadanos.

Los docentes que han recibido los talleres, entienden la importancia de fortalecer la autoestima en los alumnos.. “Los talleres me parecen muy significativos porque nos ayudan a conocer un poco más a cada niño, su estilo de aprendizaje, caracteres y conductas que vienen de casa. Nos dan estrategias para poder educarlos de una forma más adecuada”, precisa Hayde Margarita Ramos Caycho, profesora de primer grado de educación primaria en el colegio 7078 Virgen de Chapi de Huertos de Lurín.

Si bien no todo acaba en el colegio, iniciativas como “Mejor clima escolar; mejores aprendizajes” forman resiliencia en los niños y les brindan el soporte emocional que en ocasiones no encuentran en casa. De este modo, los maestros, apoyados por Fundación Wiese, transforman la vida de sus alumnos.